Vickie

Vickie

miércoles, 16 de marzo de 2016

Hojas blancas


Las hojas permanecen blancas,
las hojas continúan esperando
las letras no las visitan
las palabras se niegan a expresar

Las hojas se esconden de la pluma
las hojas se empolvan de olvido
esas hojas se acompañan entre ellas
las hojas se vuelven amarillas

Van muriendo poco a poco carcomidas
fenecen entre cajones cerrados
mueren lentamente cada tarde
esas hojas sin frases en ellas

¿Por qué siguen esperando inmóviles
si la persona que las guarda las olvida?
¿Por qué siguen asomándose tímidas
esperando que en ellas escriba?

Vicky E.Durán
Marzo 2016


miércoles, 18 de marzo de 2015

Efímero



Breve la presencia
fugaz la mirada
pasajero el romance
fugitivo el amor;
cortos fueron los besos
perecederas las palabras
frágiles las caricias
y débiles las promesas;
limitado el tiempo
incierto el lugar
inestable la fecha
estéril la entrega.

Precario el momento
conciso el instante
deseo transitorio
e infértil la pasión;
amante interino
irreal  enamorado
galán ilusorio
y aparente seductor;
caducos abrazos
besos exiguos
escasas sonrisas
y sucinta la unión.

Trivial sentimiento
hueco su corazón
mortal veneno
y súbito el adiós;
vana la espera
escuetas las horas
vacíos los días
nulo el perdón;
inexistentes argumentos
ineficaces los motivos
decisión repentina
infundada su razón.

Para ti: provisoria
pequeña ave de paso
eventual dama
en tu amor temporal;
abreviada en ti
circunstancial y sumaria
débil e infructuosa
insegura y reducida;
insuficiente mi boca
inútil suavidad de piel
apurado viste mis ojos
rápido olvidaste su dulzura.

Pueril etapa vivida
endeble fase pasada
raquítico espacio
insustancial materia;
ayer instantáneo
nostalgia endeble
inoperantes lágrimas
secas, pobres de humedad;
veredas sin retorno
emociones híbridas
melancolías rotas
ante efímero existir.

Vicky E.Durán

Marzo 2015

martes, 7 de octubre de 2014

A esta hora como siempre...


A esta hora como siempre
muerdo mi tiempo, desnudo de ti…
a veces era tuya y otras de mi
y  cuando era de mi,  mas me sentía tuya.

Muchas veces en la penumbra de tu carne
me volví profana, selecta, hambrienta…
besaba, mordía, desfallecía
habite tu corazón dos noches, tres… y un cuarto
y al otro instante me habitabas en la piel por siempre.

Caminaba descalza en tu cuerpo sin sombras
posaba mis huellas en cada centímetro amado
miraba extasiada tus formas y tu mirada
te canté un verso nacido para ti… bajo el imán de tus ojos.

Avasallantes los instantes pernoctando contigo
largas la horas de mis sueños rotos
al amanecer de tus horas tardías
me volví veleta  de otros aires….
abrazos incorpóreos dibujando siluetas
que se vuelven nada en el horizonte lejano…

A esta hora como siempre habito las calles oscuras del pensamiento
divago incansable en laberintos insomnes sin retorno
desgarro sentimientos inconsolables de ausencias tejidas
entro en el túnel interno de mis yoes inconfesables
y  cierro la puerta del recuerdo con llaves enmohecidas de lágrimas…

Sí… a esta hora y en este lugar la mujer desconocida que me habita
se adueña de mi voluntad y hace de mí lo que quiere…

Vicky E.Durán

Octubre 2014

martes, 19 de agosto de 2014

Sé que ya no volverás


Ya no siento tu presencia… esa que me acompañaba en silencio. Podía acariciarte sin tocar tu piel, siguiendo las líneas de ese perfil enmarcando tu cara, mis dedos imaginariamente seguían los contornos de tu cuerpo maduro, miraba mis manos llenas de amor, con la cosecha de palabras repetidas en los ecos que dejaste tras las montañas de tu olvido.

He caminado muchas veces por los senderos donde solía encontrarte, buscando en cada espacio de tus huellas desdibujadas la esencia de ti, el polvo, la nieve, la lluvia, la misma hierba, las hojas secas insisten en extraviarme en los caminos andados, pero el alma enamorada reconoce las veredas inconfundibles del amor.

Volví muchas veces a la cabaña, te buscaba en esos rincones que contenían las voces del lejano ayer, me sentaba durante horas en el sillón donde tantas veces leías esos libros que adorabas, buscaba el gind and tonic en las copas llenas de polvo y lágrimas cristalizadas buscaban en ese horizonte por donde un día te alejaste.

Dormitaba en el sopor y ansiedad de sentirte, como león enjaulado me asomaba por las ventanas, acariciaba cada objeto de ese lugar, buscando tus huellas, tu olor, tu presencia, tu cariño pero… nunca más llegaste.
Las paredes, el techo, el piso, solo tienen mi presencia ahora… voy y vengo, vengo y voy, en un interminable viaje recorriendo el sendero conocido, sé que ya no habrá más palabras, presiento que te has ido para siempre y la incertidumbre de si estas con vida carcome mi existencia.

Serrat me canta en la lejanía y sé que te encuentras en sus versos hechos canción… sólo tengo ese consuelo ahora, adivinarte en las letras y bailar contigo un blues o un jazz… cuando eso sucede, me dejo llevar por ti imaginariamente, danzo sola, me abrazo, cierro los ojos y entonces alcanzo a recordarte más.

Quiero expresarte la intensidad de mi sentir pero no hay palabras que logren el significado exacto de un alma atormentada que busca sin encontrar. Las palabras dolor, tristeza, agonía, desesperanza… jamás podrán significarte el tormento viviente de llorar tu ausencia.

Sé que ya no volverás… te has ido para siempre,  mi corazón presiente que ya no estás aquí, en este mundo, aquel lazo invisible que trenzaba nuestras almas se ha desvanecido como agua entre las manos.
Sé que ya no volverás porque se enfría mi corazón y mi alma desolada se ahoga entre sollozos silentes condenando mi vida en una sentencia irrevocable de permanecer sin ti.

Vicky E.Durán

Agosto 2014

lunes, 16 de diciembre de 2013

Sensibles reflexiones


Y hay momentos en la vida que se eternizan, segundos que caminan descalzos, pausados; minutos que te envuelven con sus manecillas de fierro negándose a avanzar y de golpe te ponen de frente al destino y te desnudan quitándote ropajes raídos, descarapelan tu piel y resanan los huesos, dejándote inmóvil, pétreamente pálida… muda, absorta…. Con lágrimas secas recorriendo distancias de la última punta de tus cabellos hasta la uña más larga de los pies.

Te sientes vista por los  cuatro puntos cardinales corpóreos, al frente y detrás… por dentro, por fuera… en tu misma alma sensible y llena de dudas, interrogantes, miedos, revueltos con esperanzas, con peticiones de misericordia, de piedad infinita… y es que… es cuando te das cuenta que eres tu… solo tu… tu esencia, tu Yo interno, tu alma, tu espíritu… divagando, sintiendo que no te queda nada, que por alguna razón estas en ese sitio, en ese momento, tu sola, envuelta en una burbuja imperceptible donde no cabe nadie más…
Y es cuando te vuelves a mirar con tus defectos, con tus fallas, con tus virtudes, con tus logros, es cuando te juzgas hasta el más mínimo detalle vivido, porque tomas conciencia de que el gesto más simple puede marcar la diferencia en tu mundo y en el de las personas que amas, de las que no amas y de las que por alguna razón se cruzaron en tu camino, de las que han sido indiferentes para ti y aun así… tu jugaste un papel importante en su destino.

Se viven fragmentos de perdidas, de extravíos y locuras, porque la conciencia se presenta duramente haciendo más tangible los errores cometidos, los pecados no confesados, los rencores que habitan sin ser invitados, la falta de fe, el entierro del corazón noble y tantas cosas que van matando el alma poco a poco.

Es como estar sin defensa en un juicio decisorio de tu alma, con leyes tajantes que condenan tu persona y donde el único argumento es decir que se te absuelva por haber cometido errores propios del ser humano imperfecto. Y es entonces que te das cuenta que ese argumento no tiene validez, porque es una respuesta muy recurrente y cada persona tiene su propia vida, con su propio valor, a la cual le han dado el libre albedrio para tomar las decisiones correctas, así que en adelante uno debe hacerse responsable de sus propios actos e ir haciendo análisis profundos de las cosas que ha hecho o ha dejado de hacer en la vida.

En instantes así, las piernas no responden, se cae de rodillas no importando el lugar, ni las personas, porque sabes que eso no es importante, es cuando te despojas de lo que tienes, de lo que crees ser y solo queda tu ser, ese que tú sabes dónde está, ese ser al que no le puedes mentir porque te conoce más que tú misma… es tu propio espíritu que te habla y te hace sentir que al final solo estas tú y el… pues solo viniste al mundo y solo te irás.

Y es cuando Dios te habla en esa semilla que alguna vez alguien sembró en ti… en la memoria y en el corazón, entonces lo dejas que hable, sin que estés  pidiendo esto y lo otro… es cuando sabes perfectamente que mensaje te hace llegar y ya no te queda duda de lo que tienes que hacer, por más difícil que sea, por más duro y por más inverosímil que parezca… sabes perfectamente qué decisión tomar, y sabes también que es lo correcto.

Y luego… dejas las lágrimas correr, gritas en silencios, desgarras tu conciencia y desarmas tu escudo de justificantes sin defensa… tu mirada recorre este mundo sabiendo que es temporal, que solo estas de paso y que debes hacer el bien, proyectar el amor y la luz divina en los demás, ser testimonio de que Dios viven en ti y que tienes fe en un mundo mejor.  Ahí es cuando percibes que tienes una misión en esta vida y que te iras cuando la hayas cumplido y… aunque no sabes cuál es esa misión, debes vivir cada día como si fuese el ultimo, porque cada segundo es un milagro de vida.

Nunca como antes estas consciente del milagro de vivir, porque cuando la tragedia se presenta con el rostro de la desesperanza, y cuando la ciencia no tiene respuesta pronta a lo imprevisto, es cuando la vida pende de un milagro y eso… solo puede ser otorgado por Dios. Por eso, es que se te revela en forma transparente de lo frágil que puede ser la vida, pues desde que inicia siempre estará amenazada por la muerte.

Y ahí hincada, no sabes cuánto tiempo pasó, porque hasta el tiempo pierde sentido, eres tú y tu búsqueda interna, eres tú y tu silencio, eres tú y tu conciencia, eres tú y tu cuerpo inmóvil, eres tú y esa burbuja que imaginas en las que estas… pierde interés todo, porque lo único que deseas es esa platica con Dios, de dejarlo que te hable y te consuele… rompes en llanto… te calmas, pides, suplicas… prometes… sientes miedo, sientes incertidumbre… vuelves a calmarte… vuelves a desesperarte y se vuelve un circulo entre todo esto… es como si esa burbuja cumpliera su efecto circunferencial para tus meditaciones, peticiones y promesas.

Y ahí en medio de la nada y de todo… te llega un remanso de paz, de aceptación y de esperanza, es cuando dices… Dios que se haga tu voluntad.

Vicky E.Durán
Diciembre 2013



martes, 25 de junio de 2013

¡ Te extraño tanto !

 

¡Te extraño! si… al corazón no se le engaña
te extraño y sé  que nunca lo sabrás
porque un abismo hoy nos separa
porque hubo tantos errores tuyos y míos
tantas palabras arrojadas al vacío
tantas incomprensiones, dudas, incertidumbres,
tanto que se quedó a la espera en caminos sin regreso.

Te extraño… sí… te extraño
pero jamás te diré que vuelvas
ni deseo ya tu regreso
no volverás a ver mi rostro
ni a mis negros ojos que amabas
no pediré ver esa cara que adoraba
ni tus ojos tan bellos
con esa mirada que me enamoraba…

Ay! ¡cómo te extraño amor mío!
mi amante perfecto
lucero de mis noches
mi confesor, mi amigo, mi todo…
te extraño… te extraño
y al gritarlo… se desgarra mi alma
mi corazón se contrae
y mi boca muda gime sin voz…
Añoro ese tiempo robado a la vida
las horas interminables contigo
esas copas de vino que bebimos
la fruta que compartíamos
la música que escuchábamos
y los poemas que nos dedicamos.

Te extraño… pero a ese que fuiste
no al que eres hoy…
extraño esos instantes que
ya no serán…
que irremediablemente se perdieron
en la neblina de la perfidia
en los muros que construiste sin puertas
de acceso…

Te extraño tanto pero
¡ me extraño mucho más!
¡Sí! ¡me extraño a mí misma!
a la de corazón palpitante
a esa adolescente despertada
a la mujer que emergía
a la niña que acariciabas…
Si… te extraño amor…
pero más… tanto más…
extraño a la que fui estando contigo…

Vicky E.Durán

Junio 2013

sábado, 15 de junio de 2013

¡Cómo le haces falta a mis versos!


¡Como le haces falta a mis versos!
mi poesía esta desnuda y descalza
las rimas ausentes, lejanas
las palabras mudas, silentes…

¡Como le haces falta a mis versos!
y a mi boca tus dulces besos
la nostalgia tiene sabor tuyo
y  la ausencia pinta tu sonrisa…

Despobladas de letras las hojas
estrofas sin muros ni techos
pensamientos difusos, incoherentes
 los sentimientos dormidos yacen…

¡Como le haces falta a mis poemas!
¡Como le haces falta a mi pluma!
¿Dónde te has ido amor mío,
desde hace ya varias lunas?

Vicky E.Durán
Junio 2013

martes, 16 de octubre de 2012

Aquella puerta

Cuando caminaba sin rumbo 
aparecía aquella puerta, 
tenue pero férrea, inmóvil
 la he tocado con dedos imperceptibles
 la he sentido en mis manos temblorosas
 y veo su silueta dibujada, que se perfila ante mi
 como la esperanza…
 Yo que temía abrirla la he abierto de par en par
 y él está ahí, como una estatua viviente
 con rostro de muchas aventuras
 con sus ojos cuajados de tristezas no dichas
 con su boca muda de palabras,
 pasos recorridos sin mi
 y sin embargo me ofrece contarme su historia.

Una puerta que se abre y me ofrece un mundo diferente
en una habitación de un alma dolida
de un corazón que late acongojado
un cuerpo de hombre que me ofrece sus manos
y  un espíritu lleno de fortaleza.
Disfraza sus incertidumbres con sonrisas
y sus tristezas con ilusiones pintadas de esperanza,
es un hombre bueno golpeado por la vida
con el corazón ardiendo tardíos veranos
y un cuerpo aun lozano pidiendo amor sin decirlo.

La puerta yace abierta aún y por un momento
mi alma se llena de dudas, temores, interrogantes…
¿será el a quien yo he esperado todos estos años?
¿será mi alma gemela,  el amor perfecto, el amor sublime?
no puedo más, el corazón late alocado,
Él es a quien yo tanto he buscado
entonces… cierro la puerta tras de mí
no me importa que suceda,  si es breve, si es para siempre
O si no lo es… solo sé que él me espera
¿Qué me importa el antes y el después?
he de vivir intensamente este sentimiento
que empieza a germinar en mí.

Vicky E.Durán
Mayo 06, 2012